Evitar el estrés y mejorar la calidad laboral

Las causas del estrés laboral pueden ser muy variadas, desde situaciones físicas a presiones psicológicas o externas. El estrés laboral puede dar lugar a otro tipo de enfermedades, desde dolores de cabeza hasta dolores musculares, o incluso debilidad inmunológica frente a virus y gripes estacionales. Además, la aparición del estrés laboral entre los trabajadores de una empresa supone un retroceso muy importante en los índices de productividad de cualquier empresa.

Sobrecarga de trabajo y estrés laboral

La causa más común del estrés laboral es la carga excesiva de trabajo. Este tipo de situaciones suelen aparecer por falta de planificación, o por una pobre planificación de los directivos o líderes de la empresa. Salvo situaciones excepcionales, las cargas de trabajo deberían quedar distribuidas y organizadas de manera que los trabajadores no se sientan abrumados. Una carga de trabajo excesiva puede acarrear menores tasas de productividad, menor calidad laboral y un alto índice de renuncias.

La inestabilidad laboral en el trabajo

La inestabilidad laboral es otro de los grandes culpables del estrés en el trabajo. Los trabajadores necesitan sentirse seguros y queridos en sus puestos de trabajo. El sentimiento de seguridad o pertenencia a una empresa es fundamental para evitar generar estrés laboral. Los despidos de compañeros, los despidos masivos y otro tipo de reorganizaciones empresariales generan mucho estrés en los trabajadores.

La mala comunicación o el acoso laboral

El acoso laboral o la mala comunicación entre los compañeros de un departamento o una empresa también puede generar grandes niveles de estrés laboral. Al ser ordenados, acosados o criticados por compañeros o jefes, nuestra estima se ve fuertemente debilitada y comenzamos a generar cortisol, la hormona culpable del estrés.

Falta de reconocimiento o motivaciones

Finalmente, la falta de reconocimiento u objetivos puede desanimar al trabajador. Muchas veces es suficiente unas palabras de gratitud o apoyo para mejorar el estado de ánimo de los trabajadores, aunque cuando mayores sean las recompensas y los posibles reconocimientos, mayor será la implicación laboral, la motivación y más difícil será encontrar estrés laboral en nuestros ambientes de trabajo.