Los ordenadores de sobremesa se han convertido en herramientas indispensables para prácticamente cualquier tipo de trabajo. Ya sea en nuestra vivienda, o en nuestras oficinas, es muy importante conocer el consumo de energía de un ordenador para poder estimar nuestros costes mensuales.

Sin embargo, el consumo de nuestros ordenadores depende mucho del equipo que utilicemos. Si deseas evitarte el cálculo, que en algunas ocasiones puede resultar tedioso, siempre puedes hacer uso de una calculadora de fuentes de alimentación para poder calcular la potencia de tu PC.

Estimaciones de cálculo de potencia

Aunque pueda parecer sorprendente, los ordenadores siguen consumiendo electricidad aún cuando están apagados. Por establecer una regla de referencia, un ordenador activo de gama media puede consumir hasta 44W por hora, mientras que un ordenador apagado consume 0,2W por hora.

Dependiendo de tu tarifa de luz, recibirás unos gastos diferentes en tu tarifa de servicios.

Sin embargo, estos números pueden variar mucho dependiendo del equipo que estés utilizando. Hay que tener muy en cuenta el tipo de componentes que tiene nuestro PC de sobremesa para realizar una mejor estimación.

Cómo calcular la potencia necesaria para un ordenador

Este consumo eléctrico dependerá mucho de los componentes que tenga tu equipo. Según la placa base que utilices, la tarjeta gráfica o el procesador que tenga tu ordenador, necesitarás proveerte de diferentes fuentes de alimentación, de diferente potencia.

Existe un gran desconocimiento con respecto a las fuentes de alimentación. Muchas veces estamos aplicando fuentes de energía que sobrepasan la energía que requiere el equipo, lo que puede ocasionar gastos excesivos e innecesarios en nuestra factura de la luz. Sin embargo, si la energía que utilizamos para nuestro equipo es insuficiente, esto puede dificultar la operación del ordenador e incluso llegar a dañar algunos de nuestros componentes.

En caso de que hayas mejorado tu equipo para poder satisfacer tus necesidades de ocio o trabajo, ya sea con una expansión de RAM, o cambios en los componentes de tu ordenador, es posible que necesites recalcular los requisitos de potencia de tu equipo. Si deseas hacer pleno uso de los componentes y la potencia de tu PC, ¡no olvides comprobar la potencia de tu ordenador!

En resumidas cuentas, el cálculo de la potencia necesaria para tu PC está directamente relacionado tanto con el rendimiento de tu equipo como con el gasto mensual en electricidad.