Muchos de los nuevos empresarios de nuestro país se lanzan a la creación de empresas sin tener la formación fiscal y financiera necesaria para completar sus proyectos. La falta de conocimiento de la legalidad y de las consecuencias de su no cumplimiento suponen, en muchos casos, el fracaso de proyectos que podrían haber tenido mejor fortunda.

La importancia de contar con una asesoría fiscal o una consultoría empresarial es irrefutable para conseguir llevar a cabo nuestros objetivos. Sin embargo, según informan desde taxfactory, muchos de los contribuyentes y autónomos de nuestro país todavía no son conscientes del ahorro financiero y la seguridad fiscal que ofrece una consultoría.

¿Cuáles son los servicios de una consultoría?

Related image

Partiendo de su definición, una consultoría o un equipo de consultores, es un grupo de personas altamente cualificados y con experiencia en un sector concreto, quienes, tras realizar un estudio exhaustivo sobre nuestra situación actual, se encargarán de asesorarnos a la hora de tomar decisiones. De esta manera, conseguiremos actuar de acuerdo a una ley que está en constante modificación por parte de las autoridades.

En concreto, las gestorías se encargarán de realizar un diagnóstico preliminar que nos indicará en qué situacion estamos y qué tipo de problemas podemos tener en el corto y medio plazo. Una vez realizada la investigación, se entregará un plan de acción que servirá como referencia para el cliente final. Una vez decidido el plan de acción, la consultoría podrá, además, tomar parte en la implementación de estos planes o acciones. Finalmente, se realiza una evaluación de los resultados tras el plan de acción.

Tipos de consultoría

De acuerdo a su definición, podremos encontrarnos con todo tipo de consultorías: consultorías contables, fiscales, de ingeniería, especializadas en logística o comunicación… Estos equipos están formados por profesionales con alta experiencia en el sector a tratar y pueden garantizarnos, en mayor o menor medida, planes de acción estables y certeros para hacer crecer nuestro negocio.

Los tipos de consultoría más extendidos en nuestro país son las asesorías fiscales y legales, ya que cubren las partes vitales de una la buena salud de cualquier empresa. Llevar buen registro de las cuentas nos permitirá ahorrar mucho dinero a la hora de la declaración de impuestos, sin embargo, la falta de preparación académica y profesional de muchos empresarios puede tener fines drásticos para la mayoría de pequeñas y medianas empresas españolas.

La especialización como modelo de negocio

Uno de los principales pilares de la ciencia económica es la especialización. Este término se refiere a conseguir la eficiencia productiva gracias a la buena asignación de recursos en todas las áreas de una empresa. Es decir, asignar a cada persona el tipo de trabajo que más se adapte a su formación y experiencia.

Aunque es posible, es a día de hoy muy infrecuente que un empresario tenga ampliso conocimientos de contabilidad, fiscalidad, legalidad, gestión empresarial, ingeniería, comunicación… La especialización por sectores ha sido uno de los principales motivos de la aparición de las consultorías, quienes pueden garantizar soluciones fiables para aquellos sectores de nuestra empresa donde, por falta de tiempo o experiencia, podemos encontrarnos con dificultades.