Aprende a sentarte bien para producir más

Aunque pueda resultar sorprendente, el mero hecho de sentarnos bien y mantener una buena higiene postural durante las horas de trabajo pueden aumentar mucho la productividad a lo largo de un año. Además, mantener una buena postura en el lugar de trabajo nos protegerá de sufrir patologías musculares como lumbalgias, hernias y contracturas musculares de todo tipo.

Según algunos estudios, hasta el 65% de los trabajadores han sufrido o sufrirán alguna vez problemas de espalda o musculares por una mala postura en sus puestos de trabajo. La mayoría de casos son lesiones en la parte baja de la espalda, aunque también abundan las lesiones leves en cuello y hombros.

Sin embargo, muchas veces resulta difícil mantener una buena postura de trabajo durante toda la jornada. A medida que pasan las horas y comenzamos a trabajar, solemos tender a curvar la espalda o a recostarnos sobre la silla. Este tipo de posturas son las más perjudiciales para la espalda en el largo plazo. En cierta manera, estamos sacrificando parte de nuestra salud por trabajar.

Técnicas para mejorar nuestras posturas en el trabajo

Para aprender más sobre higiene postural, los trabajadores deben primero concienciarse de las consecuencias de una mala postura en el trabajo. Es fundamental acostumbrarnos a tener unos buenos hábitos posturales, sentarnos con la espalda recta, descansar cada 45 minutos o 1 hora, y realizar estiramientos periódicamente.

Además, está demostrado que la práctica del yoga se ha mostrado muy beneficiosa para la mejora de posturas y la concienciación de las personas. Practicar yoga nos permite, además, fortalecer nuestros músculos y relajar nuestra postura, aumentando la flexibilidad y nuestra consciencia corporal.

Beneficios de la higiene postural

Mantener una buena higiene postural no es solo beneficioso para nuestra salud, ya que nos permite evitar contracturas o lesiones más graves, sino que también refleja un gran aumento en la productividad de los trabajadores.

Por una parte, un cuerpo sano tendrá menos bajas a lo largo de un año. Las bajas por enfermedades suponen grandes pérdidas para los proyectos de cualquier empresa. Mantener un cuerpo sano nos mantendrá alejados de las enfermedades y nos sentiremos mucho más fuertes y energéticos, incluso en ambientes laborales. Además, tener una mayor conciencia de nuestro nos hará tener una mejor calidad de vida en general, lo que nos permitirá vivir mucho más felices y podremos trabajar mucho más a gusto.