Terapias de flotación para combatir el estrés

Los tanques de flotación, también llamados como tanques de inhibición sensorial (sensory deprivation tank en inglés), son modernos tanques de agua salada, calentada para igualar la temperatura corporal, diseñados para crear un ambiente especial que permita a las personas evadirse del mundo real.

La teoría detrás de los tanques de flotación

Los tanques o cámaras de flotación comenzaron a aparecer a mediados de los años 1950. Sin embargo, al principio eran utilizados como medios para experimentar diversos estados de conciencia y estudiar las respuestas del cerebro humano a estímulos externos.

Hoy en día, las terapias de flotación están de moda en todas partes del mundo. Sus defensores indican que a través del aislamiento sensorial podemos liberar la mente completamente y tomar perspectiva en todos los asuntos de nuestro día a día. Las terapias de flotación actúan, de esta manera, como si reiniciaramos nuestro sistema operativo. Nos refrescamos, nos renovamos y pensamos con mucha más claridad. O al menos esto parecen afirmar sus defensores.

aislamiento sensorial

Experiencias oníricas y extracorporales

Aquellas personas que lo han probado afirman que se consigue una total evasión sensorial. Se relajan todos los músculos y dejamos de sentir nuestro cuerpo completamente. El hecho de que el agua esté a la misma temperatura que el cuerpo ahce que ni siquiera sintamos el contacto con ella, creando esa sensación de levitación o flotación.

Además, los tanques están insonorizados y a oscuras (aunque algunos tanques más modernos incluyen pantallas o reflejos luminosos para facilitar viajes oníricos). Todas estas características han llevado a algunas personas a experimentar algunos viajes o alucionaciones, con experiencias extracorporales, donde el individuo se ve flotando por encima de su cuerpo.